Entradas

Mostrando entradas de agosto, 2016

Relato - En la oscuridad

¿Dónde estoy? O ¿Cómo estoy? No soy capaz de ver nada, todo está oscuro. ¿Esta oscuro o no tengo los ojos abiertos? No soy capaz de saber si es que no soy capaz de abrir los ojos o es que no veo nada. Creo que lo mejor será moverme un poco, desperezar las extremidades. Tal vez, aunque no vea nada, me puedo tropezar con algo, y así puedo descubrir donde me encuentro. Pero nada sucede. Ni siquiera llego a sentir esfuerzo de intentar mover las piernas, no siento que mis brazos se muevan, ni siquiera siento el vacío como cuando tus extremidades se mueven en el agua. ¿Tal vez he perdido el sentido en los brazos y en las piernas? A lo mejor si me estoy moviendo, pero no soy capaz de sentirlo. La verdad es que si siento algo, y es la nada. Me siento flotando en la nada, como cuando estas en el mar y te dejas llevar, en esa suerte de ensoñación, en la que no estas ni despierto ni dormido, ni pensando ni con la mente en blanco, ni sintiendo ni sin sentir. No siento nada, no sé si me muevo, ni siq…

Relato - La amargura de las lágrimas

La vida es muy cruel, aquella pequeña criatura indefensa lo sabía muy bien. No había gozado de la felicidad ni del calor de una familia, tampoco de una hoguera. Se perdió cuando paseaba con su dueña y no sabía volver a casa. Durante 3 días solo recibió una cosa, el rechazo a donde quiera que fuera. Los niños le tiraron piedras; los adultos le golpearon con palos, incluso le dieron patadas si podían; los vagabundos lo ahuyentaban con insultos antes de que pudiera acercarse a la calidez del fuego. Las calles estaban nevadas, el frío le calaba hasta los huesos. No tenía ningún sitio donde guarecerse de la nieve, no podía escapar de la gélida garra del invierno. Hacía días que no probaba bocado. Ni siquiera la basura estaba a su alcance, los perros callejeros le enseñaban los colmillos cada vez que intentaba acercarse. Estaba famélico, el hambre había hecho estragos en su pequeño cuerpo. Las costillas se le marcaban, su pelaje estaba desvaído y sus pequeñas patas apenas podían sostenerle. …